La Leyenda de Faxilda

Cuenta la leyenda que en las costas gallegas se hacia una cerveza que todos querían probar, hecha por la hábil mano de un joven maestro cervecero con un talento inigualable.

A lo largo y ancho del territorio se alababa, se bebía, se disfrutaba, y eran muchos los viajeros que venían de lejos a probar aquel brebaje de dioses.

Una receta secreta que llevaba años elaborando su familia, algo mágico que te embaucaba nada más mirarla, que te hipnotizaba cuando la probabas y que nunca te dejaría escapar.

Tal fue su éxito que el joven maestro, animado por su espíritu viajero, se embarcó para llevar aquella maravillosa cerveza al otro continente. Inició su viaje en un gran barco acompañado de una tripulación de expertos marineros con tan mala suerte que al poco de salir una tormenta de proporciones épicas atrapó al barco. Pasaron horas luchando contra viento y marea, pero el temporal no arreciaba y la noche se les echó encima.

Perdidos en medio de la tormenta comenzaron a escuchar unos sonidos extraños que parecían gritos, aterrorizando a toda la tripulación, pues de todos era conocido que aquellas aguas estaban habitadas por criaturas sobrehumanas.

Pronto se dieron cuenta que aquellos sonidos provenían de la famosa Faxilda, una sirena de una belleza extraordinaria que se dejaba ver en los días de temporal para avisar a los marineros del peligro que corrían si se adentraban en altamar.

La sirena, con su dulce voz, entonó un mágico canto para guiar al barco hacia la costa y salvaguardar a toda la tripulación.
Pero algo imprevisto ocurrió, y es que durante una de las embestidas del mar encolerizado, cayó al agua el secreto más valioso del joven, su magistral receta de cerveza. El joven maestro se zambulló en el agua sin dudar pero el mar estaba tan revuelto y la noche tan oscura que su vida empezó a peligrar.

La sirena recuperó el manuscrito con la receta ancestral y acudió en socorro del joven para llevarlo de vuelta a la costa…pero esto no fue lo que ocurrió.

Cuando el joven vio aparecer a aquel ser tan hermoso y puro de ojos vivos quedó prendado de sus encantos y decidió quedarse con ella bajo el mar. Los dos fueron inmensamente felices durante años, hasta que la sirena se quedó sola en su cueva, pues el maestro cervecero no poseía el don de la inmortalidad. Desde entonces, Faxilda guarda con mimo la receta del maestro en la cueva que compartía con su amado y han pasado siglos desde que muchos maestros intentaron recrear aquella receta sin éxito.

Finalmente, Faxilda decide entregarnos aquel preciado manuscrito con la condición de que contemos su historia y ésta quede en la memoria de la gente para siempre.

Basados en la receta del joven maestro, la hemos adaptado a nuestros tiempos y seleccionando los mejores ingredientes hemos elaborado una cerveza artesana de leyenda.

Cervezas Faxilda

Para acceder a este sitio debes ser mayor de edad.

¿Eres mayor de edad?